Funcionamiento de la moneda digital

La moneda digital se a convertido en la firma representativa de inicios de este nuevo siglo; se estima que existen aproximadamente más de mil tipos diferentes de esta categoría. Son llamadas comúnmente criptomonedas o criptodivisas.

Aún, cuando estas han generado gran cantidad de noticias en torno a su uso, precio y popularidad; la realidad es que existen personas que desconocen la existencia de las mismas, o su modo de uso. Motivo por el cual estas monedas todavía no se establecen como método de pago oficial en las tiendas.

Inicialmente una moneda digital estaba representada de forma electrónica, lo que quiere decir que su manipulación física estaba restringida. Sin embargo, ya en años recientes algunas criptomonedas como el Bitcoin han dispuesto de la presentación física de sus activos.

¿Cómo funciona una moneda digital?

Las monedas digitales son generalmente asociadas a las criptomonedas, pero la realidad es que estas no son necesariamente de la misma categoría. La diferencia entre una moneda virtual y una criptomoneda se encuentra en:

La moneda virtual es toda aquella unidad contable que se utiliza para hacer transacciones en el mundo electrónico, bien sea una moneda oficial o encriptada. Mientras que las criptomonedas son creadas a través de un código único, bajo la modalidad de un software.

Las monedas digitales se pueden utilizar para realizar transacciones; de acuerdo al tipo de herramienta de cambio se pueden presentar limitaciones de tipo geográficas. Esto debido a que las formas de cambio pueden no estar en disposición de los ciudadanos de determinado país.

Se atribuye a estas limitaciones el éxito que pueden tener un gran número de criptomonedas, ya que las mismas no poseen control por un estado o gobierno en particular. Las monedad virtuales han cobrado fuerza debido a que permiten realizar operaciones comerciales de forma sencilla.

Estas se manejan a través de una plataforma de blockchain; ya que la misma permite el almacenamiento y análisis sistemático de la información, relevante a las criptomonedas. Lo cual implica un registro de operaciones que no pueden ser alteradas.

Las transacciones comerciales que se realizan con este tipo de herramienta de cambio, se manejan en un espacio P2P o de persona a persona; de esta forma se evaden intermediarios, cobros de comisiones o posibles estafas.

Debido a su funcionamiento las herramientas de cambio electrónicas han cobrado mayor popularidad en la actualidad, y algunos expertos estiman que las mismas dominen el futuro por la comodidad de uso así como por su confiabilidad.